martes, 16 de abril de 2013

CRUCERO ESPACIAL YAMATO DE LEIJI MATSUMOTO por M. C. Carper


CRUCERO ESPACIAL YAMATO DE LEIJI MATSUMOTO
por M. C. Carper









Leiji Matsumoto fue el primer realizador de animé de ciencia
ficción, su obra más conocida es El Capitán Harlock, el Pirata del
Espacio, conocido en Latinoamérica como Capitán Raimar, pero
Antes había dado vida a una serie que cambiaría la manera de realizar dibujos animados. En los años sesenta, Ozamu Tezuka era considerado el Dios del Manga: todas las producciones salían de su estudio Mushi Productions. Nos referimos a la prehistoria del animé: Astroboy, Kimba, Meteoro o Tritón. Existía también Iron Man 28, el primer robot gigante, eclipsado en 1972 con la aparición de Mazinger Z, que dio origen al género de los Super Robots gigantes.
Existía en esa década, un grupo llamado Starving Seven. Eran jóvenes colaboradores de Tezuka que anhelaban una nueva orientación para el animé. Matsumoto fue el primero en dar el paso para romper las reglas establecidas para los dibujos animados.
Ya era conocido por varias publicaciones en la revista Manga Shônen. Su nombre verdadero es Akira, pero en 1965, comenzó a firmar sus trabajos como Leiji (Guerrero Zero)
Tras varias dificultades, malos horarios de transmisión, desconfianza de los patrocinadores y falta de presupuesto, logra dar luz la serie que mostraría que el animé tenía muchas opciones sin explorar: Crucero Espacial Yamato, conocida en Latinoamérica como Viaje a la Última Galaxia; fue lanzada con años de retraso y prontamente opacada por el injerto exitoso de Carl Macek, Robotech.
En Japón comenzó a emitirse el 6 de Octubre de 1974, con Matsumoto en la dirección. El nombre Yamato hace honor a una nave de la Segunda Guerra mundial, la única que sobrevivió sin daños a la batalla épica naval del Golfo Samar en Filipinas. El diseño de la astronave corrió por cuenta de Kazutaka Miyatake.
Es obvia la influencia de Viaje a las Estrellas, la serie de finales de los sesenta, aunque en las continuaciones las influencias parecen tener un intercambio. Algunas películas de Star Trek (Especialmente LA IRA DE KHAN y EN BUSCA DE SPOCK), toman algunos elementos de los filmes del Yamato.
La primera serie, En busca de Iscandar, nos muestra a la Tierra en el año 2199, contaminada y moribunda por el bombardeo del Imperio Gamilus. En una carrera contra el tiempo, el Yamato debe partir hacia Iscandar para regresar con el Limpiador de Cosmos, enfrentando a la flota espacial del Líder Dessler y peligrosos fenómenos espaciales en el trayecto.
Fue el primer animé en tener una trama continua y realista. Mostraba una historia con giros inesperados. Momentos emocionales como la del episodio en donde el Capitán Okita concede turnos de un par de minutos a los tripulantes para efectuar la última comunicación con sus parientes en la Tierra, o un romance serio entre los protagonistas Susumo Kodai y Yuki Mori.
El doblaje en todos los dibujos animados se realizaba con voces distorsionadas, satíricas o aniñadas para un público infantil. Una gran diferencia era que en el Yamato, las voces eran adultas; sólo la voz del robot sonaba chillona y muchas veces sus palabras no estaban a tono con esa voz. Yamato demoró en ser reconocido y tener éxito: era difícil conquistar a un público acostumbrado a los animes infantiles y redujo sus 39 episodios a 26 debido a la escasa repercusión. Otra desventaja era su competencia en horario con la súper exitosa Heidi, la explosión de 1974. Pero generó una oleada de clubes de fans compuestos por estudiantes. Los productores decidieron aprovechar este hecho realizando un film que recopilaba los episodios y así recuperar algo de la inversión
Se estrenó en 1977 y esa película conectó al público japonés con el de otros países, convirtiéndose en un gran fenómeno. Los temas que Matsumoto aborda en sus creaciones son recurrentes. El icono de sus fantasías escapistas es el Capitán Harlock. Sus personajes derrochan honor, respetan la palabra empeñada, hacen frente a las situaciones y aman la libertad por sobre todas las cosas. Yamato mostraba una nueva faceta, más realista: la disciplina y el compromiso con el planeta, alertaba sobre la contaminación ambiental y prevenía contra el caos social.
La serie tuvo dos continuaciones: El Imperio Cometa y Las Guerras Bolar, éstas no llegaron a verse en Latinoamérica, excepto en Brasil. En EE.UU. se proyectaron todas unidas en 77 episodios.
También se realizarían películas de estas series y continuaciones.
-Crucero Espacial Yamato
-Adiós, Yamato
-Yamato, El Nuevo Viaje
-Por siempre, Yamato
-El Final del Yamato
Otros creadores ayudaron a Leiji Matsumoto a dar vida a esta serie. Las emocionantes coreografías espaciales estaban a cargo de Kanada Yoshinori. Los storyboards eran de Kiyuki Tomino y Yoshikazu Yasuhiko. Es imposible dejar de mencionar la banda sonora realizada por Hiroshi Miyagawa o a la cantante que trabajaba en Harlock, Ichirô Mizuki. Una de sus coristas sería mundialmente reconocida más tarde por aportar su voz a las melodías de otro gran animé: Saint Seiya. Una canción de Adiós Yamato, interpretada por Kenji Sawada, fue muy solicitada por las radiodifusoras en 1978.
Adiós Yamato se preveía la última película sobre la tripulación de la astronave, muchos de los protagonistas (un 98%) morían al final. Las ventas superaron todas las expectativas. En Japón se lo recuerda como el «Año del Yamato».
Los fans reaccionaron inmediatamente pidiendo más y la consecuencia fue la segunda serie, con un final diferente donde los personajes no mueren. Además de los filmes hubo otros productos relacionados con la historia: libros, conferencias, hasta una radionovela: Be forever Yamato, que luego se trasformaría en película. Con el correr de los años, el interés fue decayendo, la tercera serie fue reducida a 25 capítulos. Hubo dos películas más y se dejaron de producir nuevas historias.
A pesar de las mejoras técnicas de la última película en 1983, el diseño de naves y trajes, la preferida sigue siendo En Busca de Iscandar (Viaje a la Última Galaxia).
El Final del Yamato fue la gran despedida, un éxito arrasador. Dio la oportunidad a Leiji Matsumoto de continuar con su amado personaje Harlock y realizar otra serie llamada Queen Millenia (La Reina de los Mil Años).
La película Queen Millenia es una hermosa historia acerca de la lealtad, el sacrificio y el amor, matizada con la excelente música de Kitaro, una suerte de Vangelis japonés.
Hoy, a más de treinta años de su estreno, no podemos comparar sus aspectos técnicos, ni la calidad de su diseño con las modernas producciones de animé, pero es innegable su influencia y la osadía de los creadores para romper los moldes que tenían los productores en esa época. Para los que no hayan visto Crucero Espacial Yamato, éste no los deslumbrará con animaciones espectaculares o escenas de acción que quitan la respiración. En cambio les mostrará un relato cuidado que exalta los valores humanos, como la amistad y el perdón, además de ser un viaje por la galaxia, donde el espacio está plagado de romanticismo y misterio. Muchos artistas de animé lo tienen en alta estima y lo citan como gran influencia. El término de Space Ópera ya sonaba en Japón antes de la llegada, en 1978, de La Guerra de las Galaxias.
En 2009 comenzó la producción de la película live action basada en la primera serie. Aunque llega con décadas de retraso es notable la fidelidad y el respeto al original con el que fue realizada.  Dirigida por  Takashi Yamazaki  (el director de RETURNER) , con  Takuya Kimura  como Suzumu Kodai, Meisa Kuroki  como Yuki y  Tsutomu Yamazaki como el capitán Okita. La banda sonora es la misma pero esta vez ejecutada por una orquesta filarmónica potente. Los personajes mantienen sus rasgos originales, a excepción de Yuki que tiene mayor protagonismo y además es una de las pilotos de combate. El diseño de las naves se ha mejorado aunque siguiendo el estilo de los originales. Incluso hay una aparición importante de IQ99. En la película los gamilons no tienen aspecto humano son una clase de robots biomecanoides al igual que sus naves. Algo acertado porque les da una imagen de ajenos a la humanidad. Dessler aparece, pero solo como el nombre del líder y no hay, como en la serie, diálogos entre los capitanes ni estrategias de combate. Es de entender que es una proeza convertir más de veinte horas de episodios en dos horas y pico de película. El espiritu de la serie y las ideas de Matsumoto sobre el honor y el sacrificio están demostradas con destreza en el guión. Acorazado Espacial Yamato Live action es muy recomendable no solo para los amantes de la serie sino también para los que gustan de los filmes de space opera.
En 2011 se hizo la remake de “En busca de Isacandar” en animé. Es la misma historia con dibujos modernos y animación 3D. Sólo vi el primer episodio pero me bastó para darme cuenta que es una buena idea dirigida a un publico renovado.
Yamato abrió las puertas a todos los realizadores posteriores, para crear animes dirigidos a públicos diferentes. La diversidad generada es tan amplia que hoy existen infinidad de estilos y espectadores, pero el gran desafío estuvo en manos de Leiji Matsumoto.

¡Larga Vida al Yamato!

© M. C. Carper

Aolo para fanáticos, hice una sinopsisi de cada episodio de la primera serie, pueden descargarlo aquí: http://www.4shared.com/office/iNwf29-O/CRUCERO_ESPACIAL_YAMATO_-_Sino.html?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada